Gonzalo Lama

Reconozco que la relación entre mi pasión por el tenis con lo que sé del mismo, es absolutamente desigual. También confieso que la deuda pendiente que me quedó para la vida entera es haber sido tenista profesional. Y es por esto que ver a los jugadores que fueron parte del equipo de Copa Davis ante Colombia y el éxito conseguido en la serie, me genera una alegría especial.

Uno de ellos es Gonzalo Lama. Como me dijo un twittero ayer luego de terminada la confrontación, Lama es lo que para el fútbol y la Selección sería Eduardo Vargas. Quizás este año no como antes, ya que la temporada que el ‘León’ ha realizado, es sencillamente notable. Pero, sí puede hacerse esta analogía si se analizan las últimas semanas de Lama en el Tour. Eliminaciones tempranas ante rivales realmente inferiores -a excepción de Nicolás Kicker que también ha tenido un gran año- podían poner en duda si el chileno llegaba bien para la serie contra el equipo que contaba con Santiago Giraldo, que de máxima figura pasó a ser el más criticado por el periodismo y el hincha cafetalero. Pero esa es otra historia.

El sábado y ayer me di cuenta que el fanático de Palestino tiene esa estirpe copera
. Este año le ganó en un partidazo al dominicano José Hernández que, en menor medida, también alegó por el mal estado de la cancha, esa vez, del Estadio Nacional. Y el sábado, tenía una prueba dura, difícil, ante el aplicadito Alejandro González, que no pasa por un buen momento pero que supo en un momento estar en el Top 100 del ranking.

Y ahí fue Lama. Con la responsabilidad de poner todo igual en el primer día, pero más que eso, con la necesidad de demostrar que sí se la puede en la Davis. Fue más que claro: 6-2, 7-5 y 6-0 y con un tenis de crack por pasajes.

Llegaría el domingo. Podlipnik y Jarry se mataron un rato antes en casi cinco horas para estrenar de la mejor forma el reglamento impuesto desde esta edición de la Copa, ese que dice que ya no se juega set largo en el quinto. Lo hicieron ganando el tie break por 7-5 ante Robert Farah y Juan Sebastián Cabal, una de las mejores parejas del mundo. Y otra vez salió a la cancha Lama pero ante Giraldo que se vio desde el principio que no quería jugar y que se sentía ‘atropellado’ como luego diría en conferencia de prensa.

Al chileno no le importó si su rival hacía hoyos en la cancha o si iba donde el arbitro general como lo hizo con Nico Jarry. A punta de derechos y también un ponderado y mejorado revés le ganó 6-4 el primero y cuando sacaría para el set en el segundo, el colombiano partió a la silla, arregló sus cosas y se fue. Da lo mismo. Lama le ganó y fue clave otra vez para Chile.

Ilusiona esta generación. La que trabaja sin el brillo de los futbolistas, sin las notas de que hacen en sus días, pero que dejan todo por Chile. Ilusiona Lama, porque con el coraje y el tenis se parará ante cualquiera en el Playoff del Grupo Mundial y en todos los fines de semana que le toque hacerlo. Porque disfruta jugar por su país, tanto como lo hace con su sobrina.

Gonzalo Lama. Ese tenista que tiene la garra de Nico Massú, un símil a la derecha de Feña González y que se prepara con el Chino Ríos. Ese tipo copero que busca realizar su historia y poner su nombre entre los grandes del tenis chileno. Va por un muy buen camino.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s