Revés bendito 

“Ahora es, no lo puede dejar ir. Está muerto” me dijo Mario, un amigo de mi universidad tan o más fanático que yo por el tenis en referencia a Reilly Opelka, un enano de 2 metros 11. 

“Perdió el primer saque, está igual que el inicio del segundo” respondí con miedo, por lo sucedido en ese parcial. 

Segundo servicio. Nicolás Jarry ganaba 7-6(5), 3-6 y 1-0 ante el norteamericano que sacaba con un break point en contra. Con kick hacia afuera y potente. “Por la cresta. Lo salvó”, pensamos. Pero no. El chileno metió un revés exigido paralelo, al fondo de la cancha que su rival no tuvo cómo contrarrestar. 

“Vaaaaamos” y unos cuántos improperios tiramos. Nico quedaba break arriba en el set final. Un tesoro que había que defender como sea. 

Pero me remontaré a unas horas antes. A la madrugada de este jueves, específicamente. En el chat de Tenis Chileno había nervios, ansiedad para repartir. Javier y Ariel, buscaban algún link para poder ver el partido. Lo único que encontraban eran unos pagados. Llegó el rumor que en Europa, había un canal que transmitía la cancha 14, court donde jugaba Nicolás. Pero no nos servía. Finalmente, a las 05.25 Ariel indicó que había encontrado uno y Javier, compartió otro más tarde. El primer paso ya había sido completado. 

Mi día no empezó muy bien. En Santiago el transporte colapsa fácil con cualquier cosa. Tenía una clase a las 8.30 pero gracias al metro en Los Héroes -los que son de la capital sabrán con mayor facilidad a lo que me refiero- y el retraso en la afluencia de los trenes me hizo llegar una hora y cuarto después. La gente en la mañana no es muy cariñosa que digamos, sobre todo cuando anda atrasada. En fin, el mal rato era opacado porque pensaba en que Nico Jarry me alegraría el día. 

Salí de clases y me encontré con Mario. Él me había informado de todo el primer set que no había visto. La Torre le ganaba al rascacielos en una manga definida por apenas un minibreak. 

Nos pusimos a ver el partido cuando recién  arrancaba el segundo set. ¡Y en qué momento llegamos! 15-40 Jarry ante Opelka que en su lenguaje corporal se le veía incómodo. Sin embargo, supo salvar cuatro puntos de quiebre para ponerse 1-0. 

“Siempre que pasa esto, terminan quebrando de vuelta”, comentamos. Dicho y hecho. En la única chance que tuvo, el estadounidense rompió el saque del chileno y encaminó el set para definir el clasificado al Main Draw en el tercero. 

“Somos mufa”, le dije bromeando a Mario que me respondió con un “tranquilo, lo bueno es que Nico parte sacando”. Con jerarquía, Jarry resolvió tranquilo el trámite.

Hasta que llegaría el juego que les comentaba al comienzo de este escrito. Opelka no metía el primer servicio y a Nico se le abrió una ventana por la cual entraría con ese revés bendito para luego ganar por 6-3. 

Me sorprendió su festejo. Sinceramente creí que sería más efusivo, pero el nacional apretó el puño y miró a su equipo de trabajo. La procesión se lleva por dentro, dicen. Jamás sabremos la euforia que sintió al verse entre los 128 jugadores que disputarán el major de Bois de Bolougne. Lo cierto es que para el tenista sudamericano jugar Roland Garros es un sueño. Es el templo de la arcilla, material que cubre la gran mayoría de las canchas en este lado del mundo. 

Lo que debe estar pasando Nicolás Jarry es único, irrepetible porque es la primera vez. Aunque lo haga durante el resto de su carrera esta será especial, sobre todo para un jugador que hace cinco meses vino a Chile como el 412 del mundo a ganar tres futuros que se convirtieron en la base de la temporada que está llevando hoy. 

Quizás para algunos suena exagerado, pero para los que amamos el tenis, y sobre todo el chileno, creíamos en una oportunidad que por última vez se había dado en 2013 cuando Paul Capdeville perdió con Ricardas Berankis en la última ronda de la qualy en Australia. Soy sincero: nunca había pensado en valorar tanto aquel partido porque jamás imaginé qué pasaría tanto tiempo para que se volviera a dar. Menos pensé que transcurrirían seis años desde el último chileno que fue parte de un cuadro principal en un Grand Slam. Cuando teníamos a Feña González y Nicolás Massú en la élite, muchos solo atinamos a disfrutar ese momento y no pensar en el futuro, en el vacío que nos dejó sus retiros. Es por esto que esta clasificación es tan importante. 

Ojalá que el sorteo lo ayude un poquito, pero si es un sembrado, otro qualy o un invitado, si es en la Chatrier o en la última cancha en importancia, a mí ya no me importa. Todos serán difíciles. Cada punto será un aprendizaje. Aunque, igual les miento un poquito: quiero ver ese hashtag #JarryXESPN. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s