Van por buen camino 

Antes de empezar, quisiera aclarar que quería referirme a esto ayer, pero el fin de semestre universitario lo impidió. Varios me entenderán.

No es increíble porque carezcan de talento. La gran mayoría que los ha visto jugar se ha dado cuenta que tienen las armas y por eso es que duelen tanto sus derrotas. Es increíble por los factores que rodean este logro. Nicolás Jarry y Christian Garín nunca habían ganado un partido como profesionales en césped. Jamás. Pese a que irían al Catedral del Tenis, lo que yo pensaba mirando sus antecedentes era que sumaran experiencia. Que lucharan, que se codearan -otra vez- con los jugadores que por nivel pueden disputar esta clase de torneos.

A priori, y por ranking, ambos tuvieron un buen sorteo en primera ronda. Lloyd Glasspool y Gianluigi Quinzi. Sin embargo, el invitado local juega bien en césped -había hecho cuartos en el Challenger de Nothingham viniendo desde la qualy- y el italiano, que en 2013 había ganado el junior  del major londinense, es impredecible. Pero los chilenos pasaron con categoría esas vallas. 

El segundo escollo de ambos era mucho más difícil. El ruso Kravchuk y el estadounidense Fratangelo. Dos sembrados. Debo reconocer que veía con muchas más posibilidades a Jarry por su nivel actual y porque Fratangelo es un rival durísimo. Con sufrimiento ambos lograron el pase a la ronda final. Ni el más optimista lo hubiera pensado. 

Y hoy, en ese duelo final, la Torre tuvo la solidez para recuperarse de un set en contra y cerrarlo de gran forma por 4-6, 6-3, 6-4 y 6-4. Cronológicamente fue el segundo en clasificar. Pero me quiero detener en el Tanque. Garín y falta de carácter o, su sinónimo coloquial cagón, es una frase típica en los fanpages como estos. Que tiene talento pero le faltan huevos, que ya fue… yo entiendo y comparto que la mentalidad del número dos de Chile es lo más débil que tiene pero, ¿puede existir alguien que en su sano juicio piense que a los 21 años, un tenista como él ya fue? El promedio del top ten actual es de 29,4 años y del top 50 es 28,5. Hay que tener un poco de paciencia.

Jarry, fue semifinalista en México y finalista de dos Challengers en Morelos y Santiago. Ha tenido un excelente año, en el que busca la consolidación en nivel pero se apunta a que perdió con un “niño” de 16 años. Ese chico era Félix Auger-Alliasime. Ese joven terminó ganando ese torneo en Lyon. Aquel canadiense es un caso aparte. Ya pareciera que le quedó chica la categoría juniors. Ah, y ya ganó el US Open para no profesionales.

Pero regresemos a la Catedral. Lo de ayer fue notable. Lo que hizo Nico levantando una manga en contra frente a Novikov y lo de Garín, sobre todo en el segundo parcial, donde levantó set points con el saque de John-Patrick Smith que estuvo a nada de quedar 2-0 en sets, fue sensacional. Aquel Tie Break me recordó el que jugó con Giraldo por Copa Davis. Pero claro. Perdió y eso queda en el olvido para la mayoría. Ayer pasó arriba, tuvo chances en el cuarto para cerrarlo pero no pudo y aún así, venció 12-10 después de un break en el game 21 del quinto parcial. 

Así avanzaron Nicolás Jarry y Christian Garín. Sin duda es una alegría. No deja de ser extraño e impactante, pensando en que cuando la Torre pasó la qualy de Roland Garros cortaba una racha de siete años sin nacionales en Grand Slams y ahora, en un par de meses él repite y se suma el campeón del major juvenil 2013 de la capital francesa. Ni tampoco deja de llamar la atención que estén en la vía de consolidación en Challengers, sin ir aún por los ATP 250 y 500, menos el 1000 por ranking y que con todo esto, hayan logrado su cupo en el All England. 

La situación de ambos me pone contento. Jarry porque sigue viendo resultados, demostrado que lo de París no fue suerte pero, me es imposible no sentir un grado de satisfacción mayor por ‘Gago’. Ha sufrido mucho, sus años en el profesionalismo han sido durísimos pero sigue yendo para adelante. Se le escapó con Bolelli teniendo Match Point en Francia, pero fue con pica al Reino Unido y lo consiguió… en su primer torneo de pasto. 

En Chile no hay canchas de esta superficie. No lo digo yo, lo dijeron los protagonistas y por eso es más valorable este logro. Cuando Fernando González tenía que preparar Wimbledon lo hacía en una “cancha” con un pasto que se usa para el green de un campo de golf. Por ende, estos chicos ya están ganando. Dinero, puntos pero lo más importante: experiencia. 

El desafío en primera ronda es complicadísimo. El francés Simon para la Torre y Jack Sock para Garín. Está claro que no van como favoritos, que su triunfo paga mucho en las casas de apuestas, pero van con ese aliento propio. De saber que representarán su bandera, su esfuerzo y que quieren seguir forjando sus sueños. Pase lo que pase ahora, van por un buen camino. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s